jueves, 19 de enero de 2017

EN LA FIESTA DE LA CATEDRA DE SAN PEDRO UN FUERTE TERREMOTO CON OCHO REPLICAS SACUDIO A ROMA




¿Un presagio? Ayer, un potente terremoto con ocho réplicas azotó el centro de Italia y se sintió fuertemente en Roma, donde el sistema de metro y las escuelas fueron evacuados. La gente corría en pánico desde los edificios. No muchos prestaron atención al hecho de que se trataba de la antigua Fiesta de la Cátedra de San Pedro, que el Papa Juan XXIII sacó del calendario general romano y el Novus Ordo se deshizo del todo. 

 Nunca antes: Los sismólogos italianos afirmaron que la intensidad de los terremotos, que ocurrieron en el intervalo de tiempo entre las 10:25 y las 4:15 p.m. de hora local, era un fenómeno nuevo nunca antes visto en la historia reciente en Italia. Al mismo tiempo, la misma área ha sido golpeada con las nevadas más fuertes en 70 años.

LA SAGRADA COMUNIÓN Y EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA - IV


CAPITULO 4
De la limpieza y puridad, no sólo de pecados mortales sino
 también de veniales e imperfecciones, con que nos hemos
 de llegar a la sagrada Comunión.

Tres cosas principales trataremos aquí: la primera, de la disposición y preparación que se requiere para llegar a recibir este divino Sacramento; la segunda, de lo que hemos de hacer después de haberle recibido y cuál ha de ser el hacimiento de gracias; la tercera, qué es el fruto y provecho que hemos de sacar de la sagrada Comunión. Y comenzando de lo primero: la disposición y preparación que para esto se requiere, es mucho mayor que para los demás sacramentos, porque cuanto son más excelentes los sacramentos, tanto piden mayor preparación y pureza para haberlos de recibir. Y así, algunos sacramentos hay que para recibirse dignamente basta tener dolor y arrepentimiento verdadero de los pecados, sin ser necesaria la confesión: mas este divino Sacramento es de tanta dignidad y excelencia, por estar en él encerrado el mismo Dios, que, además de lo dicho, pide otro Sacramento por disposición, que es el de la confesión, cuando precedió algún pecado mortal. De manera que no basta llegarse con dolor y contrición, sino es menester que preceda la confesión, como lo determinó el Concilio Tridentino conforme a aquello del Apóstol San Pablo (I Cor., II, 28): [Pruébese y examínese el hombre a sí mismo, y así coma de aquel pan y beba de aquel cáliz]. Las cuales palabras declara el Concilio de esta manera: Que es menester que vaya uno probado y examinado con el examen y juicio de la confesión. Esta disposición y preparación es necesaria a todos los cristianos so pena de pecado mortal, y basta ella para recibir gracia en el Sacramento. 

Mas, aunque sea verdad que por los pecados veniales y por otras faltas e imperfecciones que no llegan a pecado mortal, no pierde el hombre del todo el fruto de este santísimo Sacramento, sino que recibe aumento de gracia, como dicen los teólogos; pero pierde aquel fruto copioso y abundante de gracias y virtudes, y otros efectos admirables que suele él obrar en las almas más limpias y devotas. Porque, aunque los pecados veniales no quitan la caridad, amortiguan su fervor y disminuyen la devoción, que es la más propia disposición que para este divino Sacramento se requiere. Y así, si queremos participar el copioso fruto de que suelen gozar los que se llegan a comulgar como deben, es menester ir limpios, no sólo de pecados mortales, sino también de los veniales. Y así, el mismo Jesucristo nos enseñó esta disposición con aquel ejemplo de lavar los pies a sus discípulos antes de comulgados, dándonos a entender, como dice San Bernardo, la limpieza y puridad con que nos hemos de llegar a este santísimo Sacramento, no sólo de pecados mortales, sino también de veniales, que es el polvo que se nos suele pegar a los pies. 

San Dionisio Areopagita dicen que no sólo de los pecados veniales, sino también de las demás faltas e imperfecciones pide el Señor limpieza con este ejemplo: [Exige, dice, exquisita limpieza]. Y trae a este propósito aquella ceremonia santa que usa la Iglesia en la Misa, de lavarse el sacerdote las manos antes de ofrecer aquel sacrosanto sacrificio. Y pondera muy bien que no se lava todas las manos, sino solamente las extremidades de los dedos, para significar que no solamente hemos de ir limpios de los pecados graves, sino también de los ligeros y de las faltas e imperfecciones. Si allá Nabucodonosor mandó que escogiesen niños puros, limpios y hermosos (Dan., 1,4) para darles y mantenerles de los manjares de su mesa, ¡cuánta mayor razón será que para llegarnos a esta mesa real y divina vayamos con gran limpieza y puridad! Al fin, es Pan de ángeles, y así nos hemos de llegar a él con pureza de ángeles. 

Pedro Cluniacense cuenta de un sacerdote, en una parte de Alemania que llaman de los Teutones, que habiendo primero sido de buena y santa vida, después vino a caer miserablemente en cierto pecado deshonesto, y añadiendo pecados a pecados, se atrevía a llegar al altar y decir Misa sin haberse enmendado ni confesado; que éste suele ser engaño de algunos que han vivido bien, que cuando les acontece alguna cosa vergonzosa no se atreven a confesarla ni a dejar de comulgar, por no perder la opinión y crédito que antes tenían: ciégales la soberbia. Quiso Dios castigarle piadosamente como padre, con una cosa que le hizo abrir los ojos, y fue, que al tiempo de consumir, teniendo a Cristo en sus manos, se le desapareció de ellas; y de la misma manera el sanguis se desapareció del cáliz, quedando aquel día sin comulgar y no poco espantado. Eso mismo le acaeció otras dos veces en que quiso volver a decir Misa, por ver si Dios nuestro Señor mostraba la misma señal de indignación con él que la primera. Y con esto conoció cuán grandes eran sus pecados, y con cuánta razón tenía provocada contra sí la ira de Dios; y lleno de muchas lágrimas se fue a los pies de su obispo, y con gran sentimiento y dolor le contó lo que le había acaecido, confesó con él y recibió de su mano la penitencia que merecía, de ayunos, disciplinas y otras asperezas, en las cuales se ejercitó mucho tiempo sin atreverse a llegar a celebrar, hasta que su prelado y pastor se lo vino a mandar o dar licencia, cuando le pareció que ya había bastantemente satisfecho a Dios por sus pecados. Y fue cosa maravillosa la que le acaeció en la primera Misa que dijo: que después de haber dicho la mayor parte de ella con grandísimo sentimiento y lágrimas, queriendo consumir, súbita- mente se le aparecieron delante las tres hostias que antes por su indignidad se le habían desaparecido, y en el cáliz halló toda aquella cantidad del sanguis, queriendo con esta tan evidente señal mostrarle el Señor cómo ya sus pecados, eran perdonados. Quedó muy agradecido a esta misericordia del Señor, y con mucha alegría recibió también las tres hostias, y de allí adelante perseveró en muy perfecta vida. Eso caso, dice Pedro Cluniacense, que se lo contó el obispo de Claramonte delante de muchas personas, Cesario, en sus Diálogos, cuenta otro ejemplo semejante. 


EJERCICIO DE PERFECCIÓN Y 
VIRTUDES CRISTIANAS 
Padre Alonso Rodríguez, S.J.

martes, 17 de enero de 2017

APOLOGÍA DEL GRAN MONARCA - EL FARISEÍSMO EN EL MUNDO


La agitación impía de los sectarios parece haberse calmado un poco estos días (1): no se fíen los católicos; piensen más bien cuánto da que hacer en otras naciones, mientras en la nuestra parece amortiguada; y sobre todo, vean qué significan esos pronósticos, amenazas y reticencias que no cesa de publicar la prensa liberal... El hombre maléfico de San Gil, Río Tinto, San Sebastián y otros lugares regados de sangre, el hombre más taimadamente impío que ministro de 50 años acá, nos dirá tal vez muy pronto que esta aparente quietud no es más que el intervalo silencioso entre trueno y trueno cuando ruge la tempestad; y si él no lo dice, otro lo dira: los tiempos han llegado; destrucción y sangre es lo que sigue.

Antes que el rayo estalle de nuevo, tratemos nosotros de que despierten de su sueño letárgico esos católicos que por su indiferencia son más bien impíos, o peores que impíos. «Tengo menos que temer de la impiedad manifiesta que de la indiferencia religiosa y de los respetos humanos», exclamó Pío IX, todo demudado, al leer el secreto de los niños de la Saleta.

De esos falsos católicos y de otros a ellos semejantes nos hablarán hoy los profetas. Meditad, lectores, meditad.

Al robo «legal» de los bienes sagrados y comunes ha sucedido la hipocresía de los ladrones; la humildísima y portentosa vidente Magdalena Porsat lo anunció hace más de cuarenta años. «Esto no es un acontecimiento ordinario, dijo; es una grande época que está para abrirse: los fariseos serán los últimos; los grandes bandidos llegarán antes».

Más famosa que Magdalena es la Venerable Sor Ana María Taigi, cuyo gran espíritu de profecía, reconocido por la Iglesia y confirmado por los hechos, nadie ha podido negar. Sor Ana María vio hace casi un siglo los fariseos de nuestra época, y con frecuencia hablaba a su director de «la persecución que debía atravesar la Iglesia y los tiempos en que se quitaría la máscara una multitud de gentes que eran tenidas por estimables». Hoy más que nunca estamos en el caso.

Profetas de gran nombre, Santos y Venerables muy insignes hemos citado y citaremos en este capítulo; pero todo él es una prueba clarísima de lo que la misma palabra de Dios nos dijo al empezarlo, esto es, que la divina Sabiduría se complace especialmente en revelar estas cosas a los pequeños para confundir a los grandes. En este caso están las dos profetisas citadas y otra más célebre que ellas, Santa Catalina de Raconigi, cuya vida y cuyas profecías escribió su piadoso amigo el famoso Pico de la Mirandola. En numerosas ocasiones dice este vio la Beata Catalina las tribulaciones que en lo porvenir deben preceder a la futura renovación de la Iglesia... Me manifestó igualmente que, arrebatada en, éxtasis un día del año 1537, vio a Nuestro Señor atado a una columna, en medio de una llanura rodeada de una multitud innumerable de todas las clases de la sociedad, y todas se hallaban cubiertas con un ropaje blanco (símbolo de la hipocresía farisaica) que lo ocultaba a la vista, sin tener de la cabeza a los pies más que dos aberturas en lo alto, acomodadas a los ojos.

Sin respeto a la presencia del Salvador, ninguno se ocupaba más que de abominables proyectos. Algunos le ultrajaban con gestos desvergonzados; otros le arrancaban la barba y la cabellera; éstos cometían a su vista los pecados carnales más escandalosos; aquéllos, en fin, no pensaban más que en ganancias, en juegos toda y suerte de injusticias.

A lo último fue testigo de los castigos que el Señor enviaría a toda aquella multitud. Durante el éxtasis, no pudo menos de exclamar muy alto por dos veces: ¡Misericordia! ¡misericordia!»; y por espacio de dos días tuvo tanta pena, que apenas le quedaba un soplo de vida. Me dijo con toda sencillez que el azote que vendría a los clérigos sería el último y también el más terrible. Che il flagello chierici, siccome sará l' ultimo cosí sará piu grave degli alteri».

Todo esto se refiere terminantemente a la época que precederá al triunfo del Gran Monarca, de quien esta profetisa habló claramente y casi precisó la fecha, como veremos en otra parte. Arriba nos ha dicho también que todo esto «debe preceder a la futura renovación de la Iglesia».

La Venerable Sor Natividad, de quien hablamos en el artículo anterior, dice que todos estos, fariseos impiísimos seducirán a otros muchos, y pinta con vivos colores la hipocresía católico-liberal.

«Los seducidos, dice, temiendo ser descubiertos; vivirán en la mayor hipocresía y aparentarán sumisión y docilidad a los ministros del Señor».

La misma vidente vio en figura de un árbol infructífero y soberbio el orgullo de la moderna filosofía (el liberalismo llamado católico) que hará pronto sus últimos esfuerzos para destruir y aniquilar la Iglesia y el estado religioso. La savia parecía producida por las raíz del árbol, así la moderna filosofía toma apariencias de respeto por la Religión y la Iglesia, a la cual parecerá querer proteger y volver a su primitiva perfección (dividiéndola, como hoy, en catolicismo y clericalismo, y aparentando combatir solamente a éste); mas sus esfuerzos demuestran todo el odio que a ella tiene, lo mismo que a las virtudes cristianas, a las cuales (¡qué gran verdad!) quiere oponer las puramente humanas, haciendo de ellas gran ostentación, así como quiere que la razón substituya a la fe.

Mas la ruina de esta filosofía llegará a su vez, y la Iglesia sobrevivirá a esta borrasca. «El estado religioso reaparecerá, después de haber sido cruelmente destrozado».

La Venable Catalina Emmerich vio algo más especial; vio a esos falsos católicos, a esos fementidos hipócritas respetando al Papa para engañarle, como si viera lo que hoy pasa en España y hasta en el Vaticano.

Vi al Papa en oración, dice; pero estaba rodeado de pérfidos amigos que de ordinario hacían lo contrario de lo que mandaba». I Futuri Destini cita la profecía de una santa joven de Rímini, cuyo nombre no declara porque entonces aún vivía. La 7ª edición del libro citado, que tenemos delante, es anterior a los sucesos que anuncia, y la joven profetizó en 1848.

Dijo que: «El Romana Pontífice había, perdido la base fundamental de su gobierno temporal, que se veía obligado a doblegarse en este punto a la fuerza de los que le rodeaban. Pasados algunos años, añadió, perderá el trono y serán sus enemigos aquellos mismos que con sus aplausos lo pondrán en las nubes:

También el Venerable P. Jacinto Coma, predicando en Manresa en 1849, hizo una muy notable profecía que se ha incluido en su proceso de beatificación, y decía, fija la mirada en la época actual «Nuestra pobre España que palmo a palmo ha sido conquista por la Cruz, esta convertida en un pueblo de ilotas que corre al precipicio y lucha por romper con sus tradiciones, su historia y su propia manera de ser... La ayuda oficial que los hijos de Enrique VIII y los sectarios de Federico el filósofo (protestantes y liberales) ofrecerán al Vicario de Jesucristo, obedecerá más bien a apoyar el trono vacilante de un príncipe temporal que a sostener al Sucesor de San Pedro».

Y es porque los consejos de Satanás son, hasta de los que van a misa, más generalmente seguidos que los preceptos de la Iglesia.

«Satanás se levanta por debajo de los pies de la Iglesia dijo el Señor a su sierva Sor María Lataste;—arma contra ella a sus propios hijos para desgarrarle el seno, y estos hijos desnaturalizados de mi Esposa oyen la voz de Satanás».

En estos tiempos de división y de guerra, lo único que todos tratan de conciliar es a Dios con Belial, es el cielo con el infierno, la Iglesia con la revolución, la verdad con la mentira, todo lo cual significó Sor Rosa Colomba, al profetizar que en estos tiempos se enarbolarían juntas la bandera tricolor y la bandera católica, como está sucediendo, especialmente en Francia.

El Serafín San Francisco de Asís profetizó también acerca de nuestros tiempos y los inmediatos, y entre otras cosas dijo:

«Habrá tantos y tales cismas y opiniones en el pueblo, en los religiosos y en el clero, que si no se abreviasen aquellos días, según la promesa del Evangelio, caerían tal vez en error hasta los escogidos. Nuestra Regla y modo de vivir serán impugnados de muchos. ¡Ay de los que, confiados en la religión (exterioridades), se entibiaran y no resistirán constantemente la tentación permitida por Dios para probar a los elegidos! Los fervorosos de espíritu que por amor y celo de la verdad sigan la piedad, tendrán que soportar persecuciones e injurias; pero sus perseguidores, agitados por el espíritu maligno, creerán que hacen un gran obsequio a Dios al procurar la muerte y purgar la tierra de personas que serán tenidas por tan contrarias al bien público».

Esto último fue también anunciado por el divino Redentor, que decía: «Se acerca la hora en que cualquiera que os quite la vida pensara que hace un obsequio a Dios». Pero la maldad es tanta, que Dios mismo es condenado a veces por la «justicia» oficial, de lo cual España ha visto ya algunos casos en sus tribunales y Francia muchos. Así lo previó y anunció, según las Voix Prophetiques del abate Curricque, la vidente Josefa Lamarine hacia 1840.

«Hace ya algunos años, dice, vio en una gran sala una asamblea de jueces. Se encontraba allí un asiento de madera sobre el cual estaba sentado Nuestro Señor Jesucristo, a punto de ser juzgado. Jueces y testigos le escarnecían. Uno de los jueces estaba en un rincón, pareciendo sostenerle; pero todos sus discursos eran pura hipocresía, y se declaró por uno de los más crueles, Todos condenaron a muerte al Salvador».

No parece sino que los fariseos judíos hayan vuelto al mundo para condenar a Dios invocando el nombre de Dios. ¡Hasta imágenes, de la Santísima Virgen han sido fusiladas y arrastradas...! Los sepulcros blanqueados, la raza de víboras, los escribas y fariseos hipócritas, los que se llaman católicos para acabar con los católicos, lo dominan hoy todo y lo tiñen todo de color de infierno. Y los «verdaderos católicos» ¿qué hacen? Dormir y bostezar. Los que trabajan eficazmente vienen ya a ser una excepción.

Pues tengo formado juicio de que esos indolentes que por pereza o egoísmo apoyan indirectamente la obra de los infames fariseos, son igualmente fariseos, no son católicos, según los sucesos demostrarán en el inminente día de, la gran prueba. Una respetable predicción, recogida por el abate Curricque de un venerable cartujo, dice así:

«Habrá muchos que pasarán por buenos, y ellos mismos creerán serlo; pero volverán atrás en el último momento y verán de qué son capaces: la mayor parte se verán sorprendidos y quedarán admirados de sí mismos; pero en medio de este horrible desastre, un grito se oye por todas partes: ¡Ay de los sacerdotes infieles a su vocación! ¡Ay de los falsos servidores de Dios! ¡Ay de los que menosprecian sus obligaciones! ¡Ay de los que ponen obstáculos al bien!».

Por eso la joven riminense arriba mencionada, dice que «en virtud de todos estos estragos, aparecerá quiénes son fieles al Evangelio y quiénes no». Los fieles son ya tan pocos, que al pie de la letra se verifica hoy lo que leemos en las profecías del Beato Nicolás Factor, esto es, que «será tal la calamidad, que no habrá más que una tercera parte de fieles entre cuantos lleven el nombre cristiano».

«Todo esto, dice el profeta Holzhauser, será permitido por justo juicio de Dios, a causa de haber llenado la medida de nuestros pecados en el tiempo de la benignidad, cuando nos esperó para hacer penitencia. Una gran parte de la Iglesia latina abandonará la fe, y quedará muy reducido el número de los buenos católicos... Aunque guarden el nombre de católicos por algún respeto o temor humano, estarán interiormente muertos... en la falsa política y odio contra los eclesiásticos». «Por sus frutos los conoceréis», decía el Salvador. ¿Qué hacen todos esos católicos perezosos o fariseos? ¿Qué hacen por la Iglesia esos «grandes católicos» que son hoy los más considerados en la Iglesia? Ya lo hemos dicho, y ahora lo repetiremos con la insigne Ana Catalina Emmerich, que dice:

«En otra visión vi que la Hija del Rey se armó para el combate. Era una maravilla ver cómo se adaptaba todo a su armadura y cómo una cosa simbolizaba otra de una manera tan asombrosa. La Hija del Rey se halló armada de pies a cabeza. Muchos de los que así vinieron en su ayuda me eran conocidos; pero no podía yo menos de admirarme al ver que ni siquiera uno de todos los institutos, ni de personajes importantes, ni de los sabios, hubieran contribuido en cosa alguna, mientras que los pobres y desvalidos habían ofrecido por si solos piezas en un todo completas. (Aquí parecen vislumbrarse los Crucíferos). Fui también testigo de la batalla. Eran innumerables las tropas del enemigo; y a pesar de esto, el pequeño grupo de los fieles combatientes exterminó batallones enteros».

Lo cual conviene admirablemente con lo que tantas veces hemos dicho con los profetas, esto es, que la restauración no será obra de los grandes y poderosos, sino de los humildes que poco pueden, de los hoy desvalidos y despreciados. Preguntó al Señor Sor Ana María Taigi quiénes serían los que resistirían a pruebas tan terribles, y se le respondió: «Aquellos a quienes yo conceda el espíritu de humildad».

«La acción se halla desde ahora empeñada entre el cielo y la tierra—exclama él piadoso abate citado arriba.—El mundo se transforma al presente en un vasto campo de batalla, a donde la justicia divina hace acudir todos los azotes para concluir de una vez su causa santísima».

Y al dar cuenta de los prodigios de Santo Domingo, in Soriano, exclama: «En la actual cruzada contra los innumerables enemigos de la Santa Iglesia, ¿no parece que el más providencial de los servidores de la Reina de los cielos (Santo Domingo de Guzmán) nos grita como un Heraldo lo siguiente?:

«Soldados, de Cristo, acordaos de Muret, Lepanto y Viena, donde Nuestra Señora del Santísimo Rosario venció, Mientras la Iglesia toda llorosa combatía, menos en los campos de batalla que en la arena de la penitencia y obras satisfactorias, de las que el Rosario es arma preferida».

Y sobre todo, católicos, sobre todo tened presentes las palabras de nuestro divino Maestro: «Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, más por dentro son lobos Voraces»,

________________________
(1) Nótese que esto se publicaba por primera vez a 7 de Marzo de 1901.

Apología del Gran Monarca 1 parte.
páginas de la 242 a la 249
P. José Domingo María Corbató
Biblioteca Españolista. Valencia-Año 1904

lunes, 16 de enero de 2017

CALEIDOSCOPIO BERGOGLIANO


Caleidoscopio bergogliano1


Miles Christi-10/01/2017



Francisco,disfrazado de chamán, se abraza con un jefe espiritual hindú en una reunión interreligiosa en Sri Lanka



Francisco besando la mano del sacerdote comunista y homosexualistaMichele de Paolis, tras haber concelebrado con él en la CasaSanta Marta


____________________________


Francisco caminando de la mano con el sacerdote anarquista y homosexualista Luigi Ciotti


Francisco en el Vaticano recibiendo la bendición del «arzobispo» anglicano Justin Welby


El cardenal Bergoglio recibiendo la bendición de «pastores» evangélicos en una reunión ecuménica en Buenos Aires


Oración ecuménica en la Iglesia San Jorge de Estambul, junto al « Patriarca » Bartolomé. Francisco: ‘‘Le pido un favor: bendígame a mí y a la Iglesia de Roma.’’ Y se inclinó ante Bartolomé… 




El rabino Skorka recibiendo el doctorado Honoris Causade la UCA (Universidad Católica Argentina) de manos del cardenal Bergoglio, tras haber afirmado en su discurso que «estamos esperando al Mesías2» y tras haber sido aplaudido por todos los presentes, incluído el entonces arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina…




Los rabinos Bergoglio y Skorka « esperan al Mesías » juntos… 

_______________________________
2 « Si en este momento elevo un pedido a Dios, es que se multipliquen todos aquellos, que seamos muchos los que breguemos por la verdad, más allá de las disquisiciones y los puntos de vista teológicos, más allá de las diferencias teológicas. Tenemos que hacer una realidad humana, construir una realidad humana distinta. Estamos esperando al Mesías, pero para que El llegue, le tenemos que preparar el terreno, tenemos que dejarle un lugar. Yo creo que no es una cuestión pasiva, creo que El va a venir cuando Dios lo disponga, Dios se va a revelar a lo humano, cuando El lo va a disponer. Pero yo creo que Dios también nos está esperando a nosotros. Muchas gracias. » https://www.youtube.com/watch?v=57qlSC83vRI - Ver 14:20 a 15:20


«Yo fui a Turquía como peregrino, no como turista. Cuando fui a la mezquita no podía decir: ‘‘¡Ahora soy un turista!’’. Vi aquella maravilla, el gran muftí me explicaba muy bien las cosas, con mucha humildad, me citaba el Corán, cuando habla de María y de Juan el Bautista3. »




« En ese momento sentí la necesidad de rezar. Le pregunté: ‘‘¿Rezamos un poco?’’ Y él me respondió: ‘‘Sí, sí’’. Yo recé por toda Turquía, por la paz, por el muftí, por todos y por mí... Dije: ‘‘¡Señor, acabemos con estas guerras!’’ Fue un momento de oración sincera4. » 

__________________________
3 Conferencia de prensa en el avión de regreso de Turquía el 30 de noviembre de 2014.
4 Ibidem.



Sesión de tango junto al altar tras una misa celebrada por el cardenal Bergoglio5



Los rabinos Bergman, Avruj y Bergoglio celebran la fiesta de Hanukkah en una sinagoga 

_____________________________
5 https://www.youtube.com/watch?v=ZiHQ2hnwwuM (Ver a partir de 26:36; de 29:01 a 29:07 se ve al cardenal Bergoglio detrás del altar, sentado junto a su clero, mirando el « espectáculo »). http://www.novusordowatch.org/wire/tango-mass-jorge-bergoglio.htm


Francisco en una audiencia pontificia exhibiendo orgulloso su nuevo regalo: el libro de las 95 tesis de Lutero6


El cardenal Bergoglio en la catedral de Buenos Aires celebrando una liturgia elaborada por la logia masónica judía B’nai B’rith 8

_________________________
6 http://novusordowatch.org/2016/10/francis-not-right-to-convince-others-of-your-faith/



Francisco en un templo budista de Sri Lanka, en el cual se le expusieron las reliquias de unos «santos»



Francisco recibiendo a Antje Jackelen, la «arzobispa» luterana de Suecia, su «hermana en la fe»…



Francisco en el Vaticano recibiendola «efusión del Espíritu» de «pastores» pentecostales

Francisco y sus Scholas Occurrentes promocionan una colección de libros sobre «valores» dedicada a la juventud: «Con Francisco a mi lado»

Éste es uno de esos libros auspiciado por Francisco y sus «Escuelas para el encuentro», intitulado «Diversidad»…


Francisco se consagra en cuerpo y alma la deformación espiritual y moral de los niños…



Francisco recibiendo el crucifijo comunista de manos de Evo Morales


Según Francisco, el crucifijo diseñado por el Padre Espinal es una obra de «genialidad humana»… 



«¿Por qué tienes dos madres?»Es el título del libro homosexualista de la italiana Francesca Pardi, quien recibió la Bendición Apostólica para ella y su «familia», a saber, su «esposa» y sus «hijos»…




Francisco iniciando a los niños al multiculturalismo, al inmigracionismo y al laicismo durante una reunión organizada por la ONG onusina La fábrica de la paz.

Francisco instruye a niños inocentes e indefensos en la ideología naturalista y anticristiana de los Derechos Humanos y les transmite «valores » para que construyan una sociedad «laica e igualitaria»


Francisco siempre ha sido un servidor ejemplar de la Sinagoga 



François homenajeando servil e idolátricamente a los sobrevivientes de la Shoah



Francisco felicita a los judíos por haber «conservado la fe», aunque sigan rechazando a Jesucristo…



Francisco invita la humanidad a efectuar una «conversión ecológica»…



Francisco aprueba públicamente la fornicación al manosear impúdicamente el vientre de una mujer recién casada, embarazada de varios meses,en la plaza San Pedro, en una parodia grotesca de «bendición»



Francisco tomando por la cintura a la«hotmodel» Wanda Nara, acompañada por su nuevo «marido», el futbolista Mauro Icardi, ex amigo de su esposo, el futbolista Maxi López, y por el hijo de éste último



Francisco a las carcajadas con el impío homosexualista y abortista Barack Obama durante su visita a los USA



Francisco en el Vaticano divirtiéndose de lo lindo en compañía del insigne enemigo de Dios Barack Obama



Misa pontifical blasfema en La Habana con Jesucristo en compañía del asesino comunista Che Guevara 



Francisco brindando apoyo público al tirano sanguinario y perseguidor de la Iglesia, el comunista Fidel Castro



Francisco recibió a un dúo sodomita en la única audiencia «privada» que concedió durante su visita a los USA



Francisco fue elegido Hombre del Año 2013por la principal revista LGBT estadounidense




Francisco recibió en audiencia «privada» a un dúo lésbico español, invitado telefónicamente por élmismo, a expensas del Vaticano…




Francisco rindió homenajea Nuestra Señora en el día de suInmaculada Concepción,haciendo proyectarun espectáculo ecologista en la fachada de la basílica de San Pedro, llamado Fiat Lux…


La «Santa Sede» auspició en abril pasado el primer Congreso Mundial de Estética Ginecológica, celebrado en el Vaticano…



Francisco durante el Mandatum del Jueves Santo lavando los pies de mujeres y de musulmanes



Con Francisco, la «igualdad de género» no se limita al Mandatumdel Jueves Santo: la mixidad se impone igualmente a los mismísimos Reyes Magos…


Según Francisco, la «única certeza» es que todos somos «hijos de Dios»…


Francisco se inclina ante el laicista, abortista y homosexualista Ban-Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas


Según Francisco, la Iglesia debe adaptarse al mundo, dejar de lado los «dogmas» y abocarse a resolver la «cuestión social»… 



Según Francisco, los católicos no tienen que procrear «como conejos »…



Francisco recibe en el Vaticano a Irja Askola, primera« obispa » luterana de Finlandia, promotora del feminismo, el multiculturalismo y el homosexualismo en su país 




Irja Askola en compañía de sus amigas, disfrazadas de «eclesiásticas»




«Monseñora» Ascola promueve desembozadamente la causa de la secta LGBT




«El decálogo de Francisco para ser feliz » (sin Jesucristo) 



«¿Se te pegaron las manos?» Ésa es la pregunta brutal y sarcástica dirigida por Francisco a un monaguillo piadoso en la necrópolis papal de San Pedro, a la vez que le separa bruscamente las manos…



Francisco regala un cáliz a un «pastor » para que celebre la « cena luterana» 



«Que Dios los bendiga y recen por mi, no se olviden. Y si alguno no puede rezar porque no cree o porque su conciencia no se lo permite, ¡mándeme buena onda!7 »







« Algo que no se podía ni pensar... Si mañana llegara una expedición de marcianos, por ejemplo, y algunos de ellos vinieran donde nosotros, digo marcianos ¿no?... Verdes, con esa nariz larga y las orejas grandes, como los pintan los niños... Y uno dijera: ‘‘Pero, yo quiero el bautismo”. ¿Qué pasaría?8 » 

___________________________
7 Dirigiéndose a un grupo de periodistas en el Vaticano el 7 de junio de 2015: https://www.youtube.com/watch?v=ooeDFIg4ZEI-Ver 03:45

8 Homilía en Santa Marta el 12 de mayo de 2014.



Francisco en Filipinas con el cardenal Tagle, saludando a su maestro…


¡Con Francisco a mi lado, infierno asegurado!



El tradicional «gaudium magnum nuntio vobis: habemus papam»necesita ser actualizado…



«Que nadie se equivoque: de Dios nadie se burla» (Gal. 6, 7) 29




Blasfemoglio I, tal como es percibido por Dios y por sus santos ángeles



«The Devil’s Pope»



Nota preliminar del libro Tres años con Francisco: la impostura bergogliana9


La mayor desgracia para un siglo o para un país, es el abandono o la disminución de la verdad. Podemos recuperarnos de todo lo demás, pero jamás se recupera uno del sacrificio de los principios.(Monseñor Freppel)

Quienquiera que ama la verdad aborrece el error y este aborrecimiento del error es la piedra de toque mediante la cual se reconoce el amor a la verdad. Si no amáis la verdad, podréis decir que la amáis e incluso hacerlo creer a los demás; pero estad seguros que, en ese caso, careceréis de horror a lo que es falso, y por esta señal se reconocerá que no amáis la verdad.(Ernest Hello)

¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido.(Santa Catalina de Siena)

Mis centinelas son ciegos, no tienen inteligencia. Son perros mudos que no pueden ladrar. Se acuestan somnolientos, pues son amigos de dormir.(Isaías 56, 10)

Los enemigos declarados de Dios y de la Iglesia deben ser atacados y censurados con toda la fuerza posible. La caridad obliga a gritar ‘‘¡al lobo!’’ cuando un lobo se ha introducido en medio del rebaño y aun en cualquier lugar en que se lo encuentre.(San Francisco de Sales)

Que un simple feligrés, completamente ignoto y carente de pergaminos, se decida a tomar la iniciativa de publicar una recopilación de artículos atacando a quien ocupa la sede petrina podrá sin dudas ser considerado como un gesto escandaloso por algunos, lisa y llanamente demencial por otros. Y con mucha razón.
Con la salvedad siguiente: ése sería el caso en circunstancias normales en la vida de la Iglesia, las que por cierto distan muchísimo de ser las actuales. Se trataría de un acto escandaloso, insensato y merecedor de una reprobación sin atenuantes si adoptara semejante actitud ante un auténtico pastor que condujese el rebaño de Cristo hacia el Cielo, guiado por la revelación divina y por el magisterio de la Iglesia. Este opúsculo sería evidentemente imperdonable si tuviese por blanco a un pastor que protegiera a las ovejas de los falsos doctores, si cargase contra un hombre de Dios que las resguardara de las jaurías de lobos rapaces que buscan seducirlas con sus falsas doctrinas y pervertirlas con sus malos ejemplos.

Pero resulta que ésa no es la situación en la que nos hallamos. Ni remotamente. No percatarse de ello es como no ver el sol en pleno mediodía. Es por ese motivo que, en las circunstancias presentes, este acto de denuncia es no solamente justificado sino particularmente necesario. La razón es muy simple: nos encontramos ante alguien que, en vez de confirmar a sus hermanos en la fe, se dedica a escandalizarlos sin solución de continuidad, con un frenesí diabólico y dando muestras de un atrevimiento sin límites. Los hechos a los que aludo, de público conocimiento, son tan numerosos y tan elocuentes que se podrían llenar bibliotecas enteras si se consignaran en los anales del actual «pontificado» y se llevara una crónica meticulosa de su verborrágico e incontinente pseudo magisterio mediático. 


___________________________

Que «no existe un Dios católico», que «no me interesa» la religión en la que se eduque a los niños, que se puede «encontrar a Dios» en cualquier religión del «amplio abanico» existente, que Dios no hace «magia» sino que utiliza la «evolución», que Jesús no multiplicó los panes y los peces sino que enseñó a sus discípulos a «compartir», que María se rebeló contra Dios al pie de la Cruz y lo llamó «mentiroso», que lo que el mundo necesita hoy en día es una «conversión ecológica», que el proselitismo es una «solemne tontería», que la fe es incompatible con la «certeza», que la raíz de la felicidad reside en «vivir y dejar vivir» y un sinfín de otras declaraciones del mismo tenor, absolutamente inconcebibles no ya en boca de un papa, sino de cualquier cristiano…


Blasfemias escalofriantes que trasuntan una impiedad luciferina, todas ellas vomitadas por quien pasa por ser, a los ojos del mundo, nada menos que el «Vicario de Jesucristo» y el «SoberanoPontífice» de la Iglesia Católica. Ver para creer…

En estos tiempos de confusión generalizada hay que evitar caer en la trampa sutil, falso dilema y diabólica celada, de sentirse desgarrado entre una obediencia engañosa, descarriada de su fin último, y la defensa incondicional de la fe ultrajada. Desafiar y desacreditar a la autoridad legítima es sin lugar a duda una falta grave y eminentemente reprobable. Guardar silencio ante la manifestación desembozada del misterio de iniquidad en la persona de un falso profeta y de un pastor inicuo no lo es menos.



Contraportada

Cuando el 13 de marzo de 2013 Francisco se dirigió por primera vez a los fieles desprovisto de ornamentos litúrgicos pontificios, dio signos que anunciaban lo que luego habría de suceder. El primero de ellos fue su sorprendente «buona sera», saludo profano inaudito en boca de un Soberano Pontífice y que trasuntaba su voluntad de desacralizar el ministerio petrino. Esta impresión fue confirmada cuando se inclinó ante la multitud, pidiéndole que rezara por él antes de bendecirla, respaldando así implícitamente el principio revolucionario de la soberanía popular. Tres días más tarde renovó su profesión de fe humanista impartiendo una «bendición silenciosa» a los representantes de los medios de prensa reunidos en la Sala Pablo VI, alegando que no todos los allí presentes eran católicos o creyentes y que él debía «respetar la conciencia de todos». Para entonces, la orientación de su «pontificado» estaba suficientemente delineada. Los acontecimientos posteriores no hicieron más que confirmar el simbolismo de esos gestos precursores, efectuados a manera de manifiesto ideológico y anunciadores de todo un programa de acción. Esta modesta recopilación de artículos no pretende ser exhaustiva, dado el carácter inagotable de su «magisterio mediático», que él utiliza para sembrar sistemáticamente la confusión por doquier, sirviéndose para ello del prestigio que le confiere su investidura pontificia. Porque, como es sabido, el ocupante de la Casa Santa Marta lleva «dos cuernos semejantes a los de un cordero» (Ap. 13, 11), pero su lengua, y eso lo comprobamos a diario, no es otra que la del dragón…